Wednesday 21 october 3 21 /10 /Oct 16:07

Sistemas de almacenaje

Existen diferentes sistemas para la organización de las mercancías dentro de la

zona de almacenamiento de un almacén, y su elección dependerá básicamente de

dos factores:

− Forma de colocación de las mercancías.

− Utilización del espacio disponible.

1 Forma de colocación de las mercancías

Los métodos que pueden utilizarse son:

− Almacenamiento ordenado.

− Almacenamiento desordenado.

− Almacenamiento en bloque.

− Almacenamiento a granel.

1.1 Almacenamiento ordenado

Lo podríamos definir como el modo de almacenamiento que otorga un único lugar

para cada producto. Por tanto, en él se trata de establecer los espacios de forma que

en ellos no puedan colocarse más que mercancías del mismo tipo.

Las áreas asignadas deben ofrecer la flexibilidad adecuada, en especial si existe

la posibilidad de que surjan fluctuaciones estacionales en una o varias líneas de

productos, lo que comporta que el aprovechamiento del espacio nunca sea el óptimo.

Sin embargo, la utilización de un sistema de almacenamiento ordenado representa

la mejor garantía en cuanto se refiere a la facilidad de manipulación de las

mercancías, así como al control y recuento de las cantidades almacenadas.

1.2 Almacenamiento desordenado

Se dice que se trata de un almacenamiento desordenado cuando la asignación de

lugares o huecos se efectúa a medida que se va recepcionando la mercancía, sin

164 Capítulo 7

anchura se establece en función del medio o método de apilado que se utilice. En

este sistema, las mercancías pueden ir colocadas sobre palé o plataforma de apoyo,

o pueden estar apiladas directamente unas sobre otras.

El índice de optimización del espacio empleado varía entre 100, para el almacenamiento

sin pasillos en un bloque y unas mercancías totalmente regulares, almacenadas

sobre palé de apoyo o directamente unas sobre otras, y poco más de 30 para

el almacenamiento con pasillos de separación y acceso, utilizando para el apilado

una carretilla elevadora contrapesada convencional.

La clasificación de los métodos de almacenamiento según el grado de optimización

del espacio disponible, es la que se detalló anteriormente en el apartado 8.1.1

del capítulo 4, y que resumimos aquí:

1. En bloque compacto.

2. En bloque sobre estanterías.

3. En bloque mediante estanterías móviles.

4. Con pasillos, utilizando transelevadores.

5. Con pasillos, utilizando carretillas trilaterales.

6. Con pasillos, utilizando carretillas elevadoras retráctiles.

7. Con pasillos, utilizando apiladores con conductor sentado.

8. Con pasillos, utilizando apiladores con conductor acompañante.

9. Con pasillos, utilizando carretillas elevadoras contrapesadas.

Figura 7.1. Almacenamiento con estanterías y pasillos.

Sistemas de almacenaje 163

1.4 Almacenamiento a granel

Se trata del almacenamiento de los productos sueltos, es decir, de aquellos que no

están estructurados en forma de unidades de carga.

Estos productos se almacenan formando montones o rimeras, ya sea adosados a

paredes o bien en el centro de un almacén. Los almacenes utilizados pueden ser

cubiertos o estar al aire libre.

La elección de uno u otro tipo de almacén depende exclusivamente de las características

del material que se debe almacenar y de su capacidad de resistencia ante

los efectos climatológicos.

2 Utilización del espacio disponible

Uno de los aspectos más importantes para la elección del sistema de almacenaje más

adecuado reside en conseguir una óptima utilización del espacio disponible.

Para lograr un uso óptimo del espacio, éste se debe analizar previamente mediante

la utilización de los dos parámetros que lo definen: superficie y volumen.

2.1 Superficie de almacenaje

Se define como superficie de almacenaje, expresada en metros cuadrados, la que se

destina en un almacén para uso exclusivo del depósito de mercancías. Generalmente

se obtiene de restar a la superficie total edificada las zonas destinadas a recepción,

control de calidad –si lo hubiera–, empaquetado y expedición.

Una vez obtenida la superficie de almacenaje, se debe proceder a determinar la

cantidad de mercancía que se necesita almacenar y, tras decidir el método de colocación

de la misma, se puede iniciar el estudio de los sistemas de almacenaje que

aprovechen mejor la utilización de la superficie.

2.2 Métodos basados en la optimización de la superficie utilizada

Básicamente, en el almacenaje se utilizan dos métodos: el almacenamiento sin o con

pasillos.

El almacenamiento sin pasillos es el que normalmente se realiza formando bloques

de productos, apilados con o sin palé o plataforma de apoyo, de forma que

entre ellos no exista ningún espacio perdido.

Por el contrario, en el almacenamiento con pasillos las mercancías o productos

se apilan dejando entre dos cargas unitarias un pasillo de separación y acceso, cuya

164 Capítulo 7

anchura se establece en función del medio o método de apilado que se utilice. En

este sistema, las mercancías pueden ir colocadas sobre palé o plataforma de apoyo,

o pueden estar apiladas directamente unas sobre otras.

El índice de optimización del espacio empleado varía entre 100, para el almacenamiento

sin pasillos en un bloque y unas mercancías totalmente regulares, almacenadas

sobre palé de apoyo o directamente unas sobre otras, y poco más de 30 para

el almacenamiento con pasillos de separación y acceso, utilizando para el apilado

una carretilla elevadora contrapesada convencional.

La clasificación de los métodos de almacenamiento según el grado de optimización

del espacio disponible, es la que se detalló anteriormente en el apartado 8.1.1

del capítulo 4, y que resumimos aquí:

1. En bloque compacto.

2. En bloque sobre estanterías.

3. En bloque mediante estanterías móviles.

4. Con pasillos, utilizando transelevadores.

5. Con pasillos, utilizando carretillas trilaterales.

6. Con pasillos, utilizando carretillas elevadoras retráctiles.

7. Con pasillos, utilizando apiladores con conductor sentado.

8. Con pasillos, utilizando apiladores con conductor acompañante.

9. Con pasillos, utilizando carretillas elevadoras contrapesadas.

Figura 7.1. Almacenamiento con estanterías y pasillos.

Sistemas de almacenaje 165

Esta clasificación está realizada tomando como referencia el almacenaje de unidades

de carga convencionales, sobre palés de tipo europeo de 800 × 1.200 o 1.000

× 1.200 mm., con un peso comprendido entre 1.000 y 1.500 kg.

2.2.1 Almacenamiento en bloque compacto

Se denomina de esta forma el almacenamiento que se realiza mediante la superposición

de cargas unitarias en forma de pilas, colocadas lateralmente unas junto a otras

dentro de un almacén, sin dejar hueco alguno entre las mismas, de manera que todo

el almacén quede completamente ocupado.

Esta disposición produce un aprovechamiento del cien por cien de la superficie

disponible. El único inconveniente que presenta es la accesibilidad a cada una de

las cargas, ya que acceder a una carga determinada puede significar apartar previamente

todas las que la rodean. Para evitar esta dificultad se recurre a la formación

de bloques de productos homogéneos, identificados por una misma referencia.

Su utilización está muy extendida y es recomendable en el almacenamiento de

productos que no tienen una determinada caducidad, o cuando su salida del almacén

se produce en ese mismo momento.

Algunos ejemplos de utilización de este sistema pueden ser:

− Almacenes de bebidas.

− Almacenes de las fábricas de transformados agrícolas: harineras, azucareras,

conserveras, etc.

− Almacenes de productos agrícolas: frutas, verduras, etc.

− Almacenes de leche envasada.

Almacenes de bebidas

Los embotelladores y demás envasadores de bebidas utilizan a menudo este

sistema de almacenamiento, dado que su producto no suele ser perecedero y

acostumbra a estar formado por un reducido número de referencias.

Deberíamos distinguir entre dos tipos de embotelladores y envasadores de

bebidas, aunque no suelen tener diferencias en cuanto a los sistemas de almacenamiento

empleados:

Embotelladores-envasadores de bebidas alcohólicas.

Realizan casi exclusivamente almacenamientos en bloque, formando bloques

diferenciados para cada una de las referencias de productos.

La organización adecuada de sus almacenes es bastante sencilla. Se realiza

asignando a cada producto un número de identificación o referencia, normalmente

mediante un código de barras, sobre la base de la información que

166 Capítulo 7

el fabricante facilita. De acuerdo con la naturaleza de estos productos, esa información

la dará el tipo de producto, el grado de calidad del mismo, la fecha

de envasado y la de caducidad, si la hubiera.

Entre estas variables, sólo la fecha de caducidad exige una prioridad de colocación

y, por tanto, se debe tener en cuenta a la hora de fijar la ubicación de

los bloques, de forma que se facilite la salida de los productos atendiendo a ella.

Figura 7.2. Almacenamiento de productos diversos en estanterías de paletización.

Sistemas de almacenaje 167

También la fecha de envasado, en aquellos productos menos perecederos,

influye en el orden de colocación de los bloques, ya que para evitar que se produzcan

obsolescencias es importante cumplir el principio «fi-fo»: primero

producido, primero despachado.

Las otras dos variables, junto con otras informaciones adicionales referentes

a sus pautas de consumo, sirven para indicar ubicaciones preferentes, cantidades

que se deben almacenar y priorización de unas referencias sobre otras, etc.

Embotelladores-envasadores de bebidas no alcohólicas.

En esta actividad existen dos ramas diferentes: por un lado los fabricantesenvasadores

de bebidas refrescantes y, por otro, los fabricantes-envasadores

de zumos de frutas.

En el primero de los casos, la problemática principal es la acumulación

del consumo en cortos períodos de tiempo, generalmente el verano o algunos

períodos muy breves en la primavera y el otoño, que se deben compensar con

una fabricación casi homogénea durante todo el año.

Por el contrario, en el caso de los fabricantes-envasadores de zumos de frutas,

la problemática es la contraria, es decir, existe un mayor volumen de producción

en un corto período de tiempo, que se debe compensar con un consumo

homogéneo a lo largo de todo el año.

Sin embargo, la problemática que presentan estas dos actividades es prácticamente

la misma. Sus producciones están formadas por un corto número

de referencias, lo que facilita su almacenamiento en forma de grandes bloques.

Además, la globalización está comportando un cambio significativo en estas

actividades, ya que los productos básicos, tanto bebidas refrescantes como

concentrado de zumos, se pueden elaborar en distintas fábricas y países,

desde donde se transportan mediante grandes cisternas isotérmicas hacia los

países más industrializados –aunque no necesariamente lo son–, en donde se

produce el consumo. Y viceversa, los productos envasados se envían posteriormente

a otros países en los que existe consumo pero no industrias envasadoras.

El corto número de referencias hace que sólo sea preciso tener en cuenta

las fechas de envasado y de consumo preferente, que obligarán a facilitar la

salida de los productos ateniéndose a las mismas.

Almacenes de las fábricas de transformados agrícolas

Las fábricas de transformados agrícolas, tales como harineras, azucareras, almazaras,

conserveras de vegetales, etc., llenan sus almacenes durante la época

de producción, que en la mayoría de los casos sólo dura una corta temporada,

168 Capítulo 7

y los vacían durante el resto del año para abastecer al mercado. Los productos

elaborados pueden estar destinados a un consumo directo, o bien a una

segunda transformación para ser consumidos posteriormente.

Las harineras, las azucareras y las almazaras producen generalmente una

única referencia, harina, azúcar y aceite, respectivamente. La elaboración de

estos productos se realiza generalmente en un período muy corto, no más allá

de tres o cuatro meses, lo que dura la recolección del grano, la remolacha o

las aceitunas. Normalmente, salvo excelentes cosechas ocasionales, la producción

de una temporada se consume en el período de un año.

Por ello es muy común que en estas fábricas el almacenamiento se realice

en forma de bloques compactos. La harina y el azúcar se envasan en sacos de

fuerte consistencia, con lo que en la práctica apenas se utilizan palés, efectuándose

el almacenamiento en forma de paquetes de sacos, atados mediante

ligaduras formadas por bandas de lona u otros materiales igualmente consistentes

pero al mismo tiempo flexibles, como algunos tipos de cintas plásticas, que

permiten una buena sujeción de los sacos y evitan la rotura de los mismos.

Las conserveras presentan una problemática muy similar a la de los embotelladores-

envasadores descrita en el apartado anterior y, como en aquéllos, sólo

es preciso tener en cuenta la fecha de envasado y de consumo preferente.

Almacenes de productos agrícolas

En los almacenes de productos agrícolas, como frutas, verduras, etc., se utiliza

igualmente el sistema de almacenamiento en bloque, si bien, al tratarse en

general de productos perecederos, es preciso utilizar almacenes especiales.

En estos almacenes casi es de obligado cumplimiento recurrir a la utilización

de cámaras de refrigeración y conservación, que permitan almacenar los

productos durante cierto tiempo sin merma de su calidad.

La utilización de cámaras reduce la necesidad de dar prioridad a la ubicación

de los productos en función de su fecha de caducidad o de producción, si

bien no conviene olvidar que cada producto tiene su propio período de duración

y que, por tanto, el almacenamiento en la cámara ha de efectuarse teniendo

en cuenta que se debe facilitar la salida de los productos más perecederos.

Almacenes de leche envasada

Las centrales lecheras han de mantener almacenado su producto durante un

tiempo determinado, con el fin de permitir el asentamiento del mismo una vez

que ha sido sometido al proceso industrial de pasteurización o uperización.

Una vez pasado ese tiempo y realizados los análisis correspondientes, la leche

puede salir al mercado para su consumo.

Como la producción está centrada en unos pocos productos, el almacenamiento

se puede realizar en forma de bloques compactos, sin más consideraSistemas

de almacenaje 169

ción que la fecha de envasado y, por tanto, de consumo preferente, al igual que

hemos indicado en los apartados anteriores para el resto de los productos.

2.2.2 Almacenamiento en bloque sobre estanterías

Como comentamos en el capítulo 2, cuando la resistencia de las cargas es insuficiente

para permitir un almacenamiento en bloque del tamaño necesario para la cantidad

de producto que se desea acumular, es preciso acudir a la utilización de estanterías.

En el almacenamiento en bloque se usan dos tipos de estanterías:

− Estanterías tipo driver.

− Estanterías dinámicas.

Figura 7.3. Estanterías tipo

 

 

La utilización de uno u otro de estos tipos está en función de las características

del producto que se debe almacenar. Cada uno de ellos presenta unas funciones

específicas, además de un grado diferente de utilización del espacio.

Estanterías tipo driver

En las estanterías tipo driver podemos distinguir dos clasificaciones: drive-in y

drive-through.

Como avanzamos en el capítulo 3, apartado 5.1.3, las estanterías drive-in

permiten la entrada de vehículos apiladores o carretillas elevadoras en su interior,

de forma que la carretilla entra para depositar o tomar la carga en marcha

frontal, y sale vacía o con la carga en marcha atrás. Su mayor inconveniente

radica en que los productos almacenados en ellas deben permitir el

uso del proceso «fi-lo», es decir, el primero que entra es el último que sale.

En las estanterías drive-through, los vehículos apiladores o carretillas elevadoras

pueden pasar a su través, de forma que la carga-descarga se puede realizar

por ambos extremos. Su ventaja es que facilita la salida de la mercancía

respondiendo al proceso «fi-fo», es decir, el primero que entra es el primero

que sale.

Ambos tipos de estanterías están formados por pilares rectos, anclados al

suelo mediante zapatas y arriostrados entre sí lateralmente y por su parte superior.

El soporte de las cargas se hace a través de sendas vigas corridas, en ambos

laterales del pasillo, soportadas por ménsulas en cada uno de los pilares.

La carga de esas estanterías se debe realizar colocando los palés en posición

transversal, con el fin de procurar el mayor espacio posible para el paso

de las carretillas elevadoras y otros vehículos apiladores.

Como las vigas de carga sobresalen 100-150 mm, es preciso tener en cuenta

que las carretillas elevadoras tendrán una restricción de paso de 300 mm,

aproximadamente, lo que sólo afecta a la estructura del tejadillo protector para

el operador; por eso éste se debe modificar casi con seguridad, con el fin

de permitir el paso de las carretillas a través de los pasillos.

La separación entre los pilares debe ser igual al ancho de la carga que se

tenga que posicionar, más 100 mm de margen a cada lado, es decir 200 mm

en total. En ningún caso este margen debe ser inferior a 75 mm por lado, lo

que hace un total de 150 mm.

Entre cada uno de los niveles de carga se debe dejar también una separación,

nunca inferior a 150 mm de altura, aunque se recomienda que sea de

200 mm, para permitir la toma de una carga situada debajo de otra sin tener

que quitar previamente la de encima.

La utilización de ambos tipos de estanterías está en función del producto y el

espacio disponible. La extensión de su uso en los almacenes de productos terminados

tuvo un crecimiento exponencial desde principios del presente siglo.

Estanterías dinámicas

Al contrario de las estanterías tipo drivers enunciadas anteriormente, las estanterías

dinámicas (véase también el capítulo 3, apartado 5.1.4) no permiten

el paso de las carretillas y, por tanto, se deben cargar forzosamente desde el

exterior.

Existen igualmente dos tipos principales de estanterías dinámicas, que son:

Sistemas de almacenaje 171

Figura 7.4. Estanterías dinámicas por gravedad.

– Estanterías dinámicas de acuerdo con el principio «fi-lo».

– Estanterías dinámicas bajo el concepto «fi-fo».

Las estanterías dinámicas tipo «fi-lo» se construyen apoyadas sobre una

pared y son cargadas-descargadas por el frente, empujando la carga ya introducida

con la que se quiere introducir en ese momento, durante el proceso de

llenado de la estantería. En la fase de vaciado, el operador va tomando la

carga que se encuentra apoyada sobre los frenos o topes mecánicos, de modo

que la inclinación del lecho de rodillos hará que la siguiente carga caiga hasta

los topes para ser recogida en la operación siguiente.

La inclinación del lecho de rodillos no ha de ser excesiva, sólo la que

permita la longitud y peso de las cargas, de forma que facilite su deslizamiento

sin impedir el empuje de una carga entrante. Su instalación únicamente

requiere, al igual que en los drive-in, de un pasillo frontal, necesario

para la maniobra y circulación de las carretillas.

En las estanterías dinámicas tipo «fi-fo» la carga se realiza por un frente y

la descarga por el opuesto. Su instalación requiere la disposición de dos pasillos,

uno en cada frente, con el fin de facilitar las maniobras de las carretillas.

En estas estanterías los márgenes laterales de las cargas son exactamente

iguales que en las estanterías convencionales de manutención: 100 mm a ca172

Capítulo 7

da lado recomendables, con un mínimo de 75 mm. En el apartado de altura

hay que tener en cuenta la inclinación de los lechos de rodillos, pero como la

salida se produce mediante deslizamiento pueden ser suficientes 50 mm de

margen, si las cargas son de dimensiones regulares y fijas.

Figura 7.5. Estanterías móviles para el almacenamiento en bloque.

2.2.3 Almacenamiento en bloque mediante estanterías móviles

Las estanterías móviles son muy similares a las clásicas estanterías de paletización.

Como ellas, están formadas por pilares paralelos que forman las denominadas «escaleras

», que unidas entre sí por medio de largueros de carga forman unidades

compactas. Estas estanterías, en lugar de estar ancladas en el suelo se montan sobre

raíles, de forma que se pueden deslizar sobre ellos para unirlas o separarlas a voluntad.

Con este sistema se obtienen casi todas las ventajas del almacenamiento en forma

de bloques, incorporando además las del almacenamiento en estanterías convencionales,

por lo que respecta a la accesibilidad a cada una de las cargas. Las

estanterías se pueden unir unas con otras, formando así un bloque compacto sin

pasillos intermedios, e igualmente se pueden separar para tener accesibilidad a la

carga que se desee en un momento dado.

Este sistema únicamente tiene un inconveniente y es su alto coste comparativo.

Sistemas de almacenaje 173

Por otro lado, presenta algunas limitaciones de aplicación, como que no puede sobrepasar

alturas de más de 7-8 m y que su capacidad de carga es inferior a otros

sistemas. El accionamiento de las estanterías se puede realizar de forma manual o

eléctrica.

En las estanterías móviles accionadas manualmente, esta acción se realiza por

medio de un volante adosado en el lateral de cada una de las estanterías. Este volante

está unido a su vez a un sistema de tornillo sin fin situado en los raíles, que

normalmente están empotrados en el pavimento.

Los sistemas de estanterías móviles con accionamiento eléctrico o automático

están provistos de motores eléctricos, instalados en las propias estanterías o en los

raíles. En todos los casos, esos motores mueven un sistema de tornillo sin fín que

produce el movimiento de las estanterías.

Para la colocación de las cargas en este tipo de estanterías se deben prever los

mismos márgenes que los utilizados en las estanterías normales de paletización a

media-baja altura, que son:

− Margen entre carga y pilar de la estantería: 100 mm.

− Margen entre carga y carga: 100 mm.

− Margen entre la parte superior de la carga y el travesaño de la carga siguiente:

200 mm.

Estos márgenes se pueden reducir en casos extremos en un 25 %, siempre y

cuando las cargas sean muy estables, de dimensiones que no varíen y que la altura

del último nivel de depósito de las cargas no sobrepase los 6 m.

2.2.4 Almacenamiento con pasillos utilizando transelevadores

El sistema de almacenamiento que mejores resultados ofrece en la óptima utilización

de la superficie disponible, manteniendo una accesibilidad máxima hacia todas

las cargas es, sin lugar a dudas, el transelevador (más información sobre el

mismo en el capítulo 12).

Los transelevadores utilizan preferentemente estanterías convencionales de paletización,

adosadas de dos en dos, de forma que entre cada pareja de estanterías

queda un pasillo que es utilizado por el transelevador para trasladarse entre las

mismas.

Para su movimiento el transelevador necesita un pasillo de sólo el ancho de la

carga que transporta más unos pocos milímetros –generalmente 100 a cada lado–,

para permitir el paso holgado de la carga por el pasillo. El margen en altura entre la

carga y el siguiente nivel debe ser, como en todos los casos anteriores, superior a

150 mm, con un nivel óptimo de 200 mm.

174 Capítulo 7

Figura 7.6. Almacén automático equipado con transelevador.

2.2.5 Almacenamiento con pasillos utilizando carretillas trilaterales

La utilización de carretillas trilaterales brinda excelentes resultados para el aprovechamiento

de la superficie disponible en un almacén. (Para más información, véase

el capítulo 12.)

Las carretillas trilaterales son vehículos especialmente concebidos para trabajar

en pasillos estrechos. Su optimización se consigue con el uso del denominado cabezal

trilateral. Este elemento está formado por dos horquillas convencionales montadas

sobre un tablero articulado con capacidad de giro de 90º a derecha o izquierda.

Este giro lateral se efectúa mediante un mecanismo que puede ser hidráulico, eléctrico

o electrohidráulico, con capacidad para desplazarse transversalmente sobre un

segundo tablero provisto de una cremallera dentada, gracias a un piñón accionado.

Sistemas de almacenaje 175

Mediante este cabezal montado sobre un mástil convencional, reforzado para

soportar los esfuerzos transversales que realiza –debidos al vaivén que provocan

las irregularidades del pavimento o al propio desplazamiento del carro– la carretilla

puede tomar y depositar las cargas en cualesquiera de los dos laterales, izquierdo o

derecho, de la estantería. Estas carretillas también son capaces de tomar las cargas

frontalmente, y de ahí proviene su nombre de «trilateral».

Las carretillas trilaterales trabajan igualmente en el interior de estanterías de paletización

convencionales, también adosadas en parejas, con un pasillo intermedio.

La dimensión de este pasillo debe ser igual al ancho del cabezal desplazable o al de

la máquina –si éste fuera superior al del cabezal– más el ancho de la carga, añadiendo

todavía un margen de 75 mm como mínimo a cada lado (100 mm sería lo

recomendable) para el paso de la carga. Si las dimensiones del almacén requieren

poder girar la carga en el interior del pasillo, al ancho del cabezal o de la máquina

se le habrán de añadir la diagonal de la base de la carga.

2.2.6 Almacenamiento con pasillos utilizando carretillas retráctiles

Las carretillas retráctiles permiten realizar el almacenamiento convencional con pasillos

que facilitan el acceso a cada una de las cargas y con un aprovechamiento racional

del espacio disponible.(Para mayor información sobre estas carretillas, véase

el capítulo 12.)

Las carretillas retráctiles son máquinas elevadoras que transportan y apilan las cargas

de forma frontal, sin necesitar, por tanto, otro medio de carga diferente a las horquillas

convencionales. Se denominan retráctiles porque tienen la facultad de que el

elemento de carga o bien el mástil se pueden extender o recoger, retrayéndose sobre

sí mismos, con lo que se acorta considerablemente el recorrido del pasillo de apilado.

Existen dos tipos diferenciados de carretillas retráctiles:

− Carretilla de mástil retráctil.

− Carretilla de horquillas retráctiles.

2.2.7 Almacenamiento con pasillos utilizando apiladores de conductor sentado

Los apiladores con conductor sentado son máquinas de poca capacidad de carga y

de altura de elevación, lo que les confiere unas dimensiones reducidas. Su configuración

es una evolución de los transpalés autopropulsados, combinados con las carretillas

retráctiles. Todo ello hace que su radio de giro sea bastante pequeño y que,

por tanto, con el pasillo que necesitan para el apilado se evite el espacio inútil.

Al igual que en las carretillas retráctiles, el pasillo de apilado se calcula sumando

176 Capítulo 7

al radio de giro la distancia desde el punto de giro hasta la parte prominente de la

carga, añadiendo 100 mm a cada lado como margen de seguridad.

2.2.8 Almacenamiento con pasillos y apiladores de conductor acompañante

Los apiladores de conductor acompañante son transpalés autopropulsados provistos

de un mástil telescópico, con el pasillo de apilado y maniobra relativo a este tipo

de transpalé. Por tanto se debe tener en cuenta que para maniobrar necesitan que el

timón de mando se encuentre en una posición inclinada, es decir, no totalmente

vertical. Esta posición varía en función de los distintos fabricantes, pero suele oscilar

entre 200 mm y 300 mm. A esta distancia es necesario añadir un espacio suficiente

para que el operador se desenvuelva con seguridad.

Así pues, para efectuar el cálculo del pasillo necesario para apilar a 90º con este

tipo de máquinas sumaremos:

− el radio de giro de la máquina;

− la distancia medida desde el punto de giro al más distante de la carga;

− la inclinación del timón;

− los 100mm + 100 mm de margen de seguridad;

− una distancia para que el operador se desenvuelva seguro no inferior a 500 mm.

2.2.9 Almacenamiento con pasillos y carretillas elevadoras contrapesadas

Estas carretillas son los elementos de manutención más utilizados en los almacenes

convencionales por su buena relación entre precio y prestaciones, si bien también

son las que peor aprovechan el espacio disponible.

Para el apilado, una carretilla elevadora contrapesada utiliza un pasillo cuya dimensión

se obtiene de sumar dos parámetros a su radio de giro:

1. La distancia desde su punto de giro, situado en el centro del eje delantero,

hasta el frontal de apoyo de la carga, generalmente la cara delantera del talón

de las horquillas; y

2. la longitud de la carga. A esta dimensión hay que añadir el margen de seguridad

que, como siempre, se establece en un mínimo de 100 mm a cada lado

del pasillo, es decir, un total de 200 mm.

Los diversos tipos de máquinas, mástiles, tableros, accesorios, etc., relacionados

con la utilización de estos elementos de manutención, se encuentran más detallados en

el capítulo 12

170 Capítulo 7

driver.
Por www.problemas.com
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal

Presentación

Crear un Blog

Calendario

December 2014
M T W T F S S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
<< < > >>

Categorías

Recomendar

Texto Libre

Perfil

Sindicación

  • Flujo RSS de los artículos

Últimos Comentarios

Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados